Archivo de la categoría: Poesía Canadiense

En mi vida secreta – Leonard Cohen

Te ví esta mañana.
Te movías muy rápido.
Es como si no pudiera
Dejar de aferrarme al pasado.
Y te añoro tanto.
No hay nadie a la vista.
Y aún estamos haciendo el amor
En mi vida secreta

Sonrío cuando estoy enfadado.
Miento y engaño.
Hago lo que tenga que hacer
Para salir adelante.
Pero sé lo que está mal.
Y sé lo que está bien
Y moriría por la verdad
En mi vida secreta.

Aguanta, hermano, aguanta.
Hermana, agárrate fuerte.
Al final he recibido las ordenes.
Avanzaré toda la mañana,
Avanzaré toda la noche,
Cruzando las fronteras
De mi vida secreta.

Ojeas el periodico
Y te dan ganas de llorar.
A nadie le importa si la gente
Vive o muere.
Y el traficante quiere que creas
Que es o blanco o negro.
Gracias a D–s no es tan sencillo
En mi vida secreta.

Me muerdo el labio.
Compro lo que me dicen:
Desde el último éxito
Hasta la sabiduría de antaño.
Pero siempre estoy solo
y mi corazón está helado.
Hay mucha gente y hace frío
En mi vida secreta.

Sobre la enfermedad de mi amor – Leonard Cohen

¡Poemas! ¡Surgid!
¡romped mi cabeza!
¿Para qué sirve un cráneo?
¡Ayuda! ¡ayuda!
¡Os necesito!

Ella se está haciendo vieja.
Su cuerpo le dice todo.
Ha dejado a un lado los cosméticos.
Ella es una prisión de la verdad.

¡Haced que se levante!
¡danzad los siete velos!
¡Poemas¡ !silenciad su cuerpo!
¡Hacedla amiga de los espejos!

¿Acaso he de ponerme mi capa?
¿vagar como la luna
sobre cielos y cielos de carne
para partir de nuevo en la mañana?

¿Acaso no puedo fingir
que cada vez se vuelve más hermosa?
¿ser un convicto?
¿Acaso no puede mi poder engañarme?
¿Acaso no puedo vivir en mis poemas?

¡Deprisa! ¡poemas! ¡mentiras!
¡Maldita sea vuestra débil música!
¡Habéis dejado pasar a la artritis!
Tú no eres un poema
Eres un visado.